Barovero; Mercado, Maidana, Funes Mori, Vangioni; Sánchez, Kranevitter, Rojas; Pisculichi; Mora y Teo Gutierréz. Recordemos estos once para empezar, nos servirá para entender varios por qué. Desde que Gallardo asumió el cargo de entrenador, el Mundo River se vio revolucionado. Con poca experiencia, el ex enganche se hizo cargo del buzo de DT y sorprendió a todos dándole rápidamente su impronta y levantando títulos en poco tiempo. Casi dos años después de su asunción, hoy el presente de su River es otro: quedó afuera de la Copa Libertadores en octavos de final y pena en la mitad de la tabla de la Zona 1 del torneo local. ¿Qué cambió en tan poco tiempo de ese River ganador de cuanta copa se la cruzara a este equipo que termina un semestre sin ningún objetivo cumplido?

El River de Gallardo mutó en su camino triunfador. El campeón invicto de la Sudamericana que brillaba y llenaba de fútbol los ojos del hincha se transformó en un equipo peleador y aguerrido que se coronó en la Copa Libertadores. Con casi los mismos jugadores, el DT Millonario supo cambiar la idea, adecuarse al momento y no perder el hilo triunfador.

Pero hubo un quiebre: empezó el éxodo y hubo que tomar la elección de nuevas caras en el plantel. Reemplazaron a Camilo Mayada por Carlos Sánchez, a Nicolás Domingo por Matías Kranevitter, a Nicolás Bertolo por Ariel Rojas, a Lucas Alario por Teófilo Gutiérrez y confiaron en Eder Álvarez Balanta para ocupar el puesto de Ramiro Funes Mori. El que menos hizo extrañar a uno de los que emigraron fue sin dudas Lucas Alario que con sus goles rápidamente se metió en el corazón del hincha riverplatense.

A todo esto, también es obligación recordar que Sánchez y Rojas se fueron de la misma manera que se están yendo hoy en día Marcelo Barovero y Leonel Vangioni: libres y sin dejar un peso en las arcas del club. Error total de D´Onofrio y toda su Comisión Directiva.

Y Gallardo empezó a perder la brújula que lo había llevado a ese camino triunfador. Como pasó en el primer semestre del 2015, tuvo que mutar nuevamente para seguir ganando y esta vez no se repitió el éxito. Cambió nuevamente de esquema y probó y probó y siguió probando. Y se equivocó, como se equivocan todos los técnicos, pero había sido tan bueno todo lo que había pasado en su primer año en River que parecía imposible que Gallardo se equivoque.

¿Se acuerdan del once al principio de la nota? Bueno, ahora leamos esto: Barovero; Mercado, Maidana, Balanta, Casco; Mayada, Ponzio, Nacho Fernández; D´Alessandro; Mora y Alonso. Este once fue el elegido para disputar el partido más importante del semestre en octavos de final de la Copa Libertadores. Bastante diferente al primero, ¿no?

Ahora, con un plantel totalmente diferente, deberá nuevamente acertar en este mercado de pases y, principalmente, volver a darle una idea de juego a su equipo sin perder esa agresividad defensiva. El Muñeco sabe que tiene la espalda ancha con el hincha pero, como él mismo lo dijo, este club exige constantemente y no permite nunca relajarse. ¿Podrá Gallardo volver a formar un River como el de la temporada 2014/15? ¿Volveremos a hablar de un River multicampeón de la mano del Muñeco?

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here