Augusto Batalla (6): Sobrio partido del joven arquero. Sin dar rebotes, aportó seguridad y confianza cuando el equipo lo necesitó. Redondeó una buena tarde-noche.

Jorge Moreira (5): El paraguayo alternó buenas y malas decisiones. Completó un flojo primer tiempo pero mejoró en el complemento. Como acostumbra el lateral, siempre una alternativa de pase cuando proyecta por el carril derecho aunque se le dificulta en la marca al retroceder.

Jonatan Maidana (5): Ganó más de lo que perdió. Sin embargo, en varias oportunidades quedó pagando en las que tuvo que salir a tapar los huecos que se producían cuando el equipo quedaba partido.

Lucas Martínez Quarta (4): A diferencia de sus anteriores presentaciones, el central no demostró seguridad en la marca. En el segundo tiempo pecó de confianza y regaló una pelota fácil que pudo desembocado en el primer gol de Quilmes. De todas formas, el juvenil sigue cosechando minutos como titular y cada error que tenga le va a sumar experiencia.

Milton Casco (4): Partido para el olvido del lateral izquierdo. Lleno de imprecisiones tanto en ataque como en defensa. Para colmo, luego de su salida y con el ingreso de Rodrigo Mora, llegaron los goles y el millo encontró mejor funcionamiento.

Gonzalo Martínez (5): Intentó mucho y generó poco. No pudo asociarse como buscó y sufrió la poca precisión de sus compañeros en los últimos metros. Se fue aplaudido por los hinchas aunque más como reconocimiento por sus últimas actuaciones que por el partido ante el cervecero.

Leonardo Ponzio (6): Se replegó para remendar los errores de los suyos. Buen cierre en el error de Martínez Quarta. Con la ventaja parcial, manejó los tiempos y marcó el ritmo de juego. Aprobó.

Ariel Rojas (6): Por momentos, jugó un primer tiempo con poca lucidez, algo no habitual en el zurdo mediocampista. Igualmente, re recuperó para ser el oxígeno de River con la pausa justa en cada jugada. En el ST, clarificó el camino. Sobre el final, con la salida de Casco, se replegó por la izquierda para ayudar en la marca.

Ignacio Fernández (7): Otro buen partido del ex Gimnasia de La Plata. Se mostró como opción de pase a cada momento. Definió dos jugadas que pasaron muy cerca del arco rival en la primera etapa, cuando al equipo le costaba llegar con profundidad.

Sebastian Driussi (6): Venía teniendo un partido para ser sustituido, sin poder generar juego y perdiendo con los defensores de Quilmes. Sin embargo, levantó su puntaje con las dos asistencias a Alario. En la primera, bajó un centro llovido de Mora y, en la segunda, condujo la contra y, en el momento oportuno, dejó mano a mano al goleador. Siempre clave.

Lucas Alario (8): Al igual que Driussi, le costó todo el partido. No obstante, estuvo en el lugar indicado para empujarla y abrir el marcador y sentenció el encuentro con jerarquía. Goleador de raza.

Rodrigo Mora (7): Ingresó por Casco y cambió el partido. Nuevamente el uruguayo le dio soluciones a Gallardo. Se destacó por participar de los dos goles. Su ambición tuvo premio al pelear la pelota y tirar el centro que derivó en el primer gol del millonario. Además, inició el contragolpe del segundo.

Exequiel Palacios (-): – Escasos minutos en cancha. Suma minutos el pibe.

Camilo Mayada (-): Poca participación. Siempre con ganas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here