Boca cerró el semestre de la peor manera. Los dirigidos por Gustavo Alfaro cayeron frente a Tigre 2-0 en Córdoba, en el Estadio Mario Alberto Kempes, por la final de la Copa de la Superliga. Los errores y la falta de eficacia se terminaron pagando caro.

El conjunto de la Ribera comenzó dominando el encuentro, aunque no pudo plasmarlo en el resultado. Tuvo la chance más clara en los pies de Darío Benedetto, pero la suerte no estuvo de su lado y el palo le negó la posibilidad de abrir el marcador.

Luego de esa acción, vendrían las graves equivocaciones que le costaron el título al elenco azul y oro. A los 24′, Federico González sacó un remate débil que Esteban Andrada no supo controlar. Ocho minutos después, Carlos Izquierdoz cometió una falta dentro del área, Néstor Pitana sancionó el penal para el Matador, y Lucas Janson lo cambió por gol. Así se iban al descanso.

En la etapa complementaria, el Xeneize salió a buscar el descuento para meterse nuevamente en la pelea. A pesar de tener a su rival arrinconado, la falta de efectividad impidió que esto ocurriera, sobre todo de Benedetto que desperdició varias ocasiones y tuvo una noche para el olvido. El arquero Gonzalo Marinelli, una de las figuras, también fue quien evitó la caída de su arco.

Boca dejó pasar la oportunidad de sumar una nueva estrella, además del segundo título en la era Alfaro. Ahora se viene el receso por la Copa América, habrá que replantearse algunas cuestiones y aprovechar el mercado de pases, pensando en la Copa Libertadores.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here